Nace en Becerril de Campos, Palencia, en 1954. Desde temprana edad siente gran afición por el dibujo, denotando facultades para ello. Es su madre la primera que le anima en el inicio a la pintura, cuando le regala los primeros óleos. Tiene José María once años y ahí comienzan sus ingenuas pero sugerentes experiencias, pintando motivos de todo tipo, retratos de personajes ilustres, bodegones, etc. Pero sobre todo paisajes al natural, rincones del pueblo, las iglesias, fuentes, calles y demás temas cercanos. Con trece años obtiene el Primer Premio Especial de Palencia, lo cual causa gran ilusión en el joven para seguir pintando. Como consecuencia de este premio es invitado a exponer de forma colectiva con pintores palentinos, mayores todos y, alguno con prestigio en el ámbito nacional, en la Sala de la Casa de Cultura, la actual Fundación Díaz Caneja. José María continua pintando y en años sucesivos obtiene más galardones tanto en categorías infantil y juvenil en Palencia y, seleccionado y finalista en otras ciudades.

Es a partir de los veinte años cuando realiza su primera exposición, en la sala de Información y Turismo de Palencia. Desde esa primera muestra hasta el momento ha realizado más de treinta exposiciones individuales y setenta colectivas en distintas ciudades y tiene una obra en el Museo de Bellas Artes de Santander.

En la actualidad, Paniagua ha diversificado su faceta creativa, ampliando las técnicas en las que trabaja y adquiriendo mayor relevancia otras como arte abstracto y técnicas mixtas.